<span id=La diarrea me convirtió en CEO parte 2">

La diarrea me convirtió en CEO parte 2

Español

Después de enfermarme tras varias visitas a América Latina, me di cuenta que debía existir una mejor forma para que los viajeros encontraran alimentos seguros. Las recomendaciones en línea no pudieron evitar que me enfermara, las guías de viaje tampoco. Ni siquiera comer sólo en buenos restaurantes fue la solución. Después de tomar varios tratamientos de Ciprofloxacina (antibiótico) en un mismo año, de algo tenía que contagiarme o algo más terrible me iba a suceder, como infectarme  de Clostridium Difficile Colitis (Infección bacteriana), por ejemplo.

Entonces se me ocurrió la idea de Cocina Verify. Los viajeros necesitan estándares, no rumores ni opiniones. Con 20 países en América Latina, la uniformidad de los estándares de seguridad alimentaria no es muy alta. América Latina puede tener los estándares más altos del mundo, pero si los gobiernos locales no los hacen cumplir, entonces los dueños de restaurantes no necesitan preocuparse por seguirlos y como resultado las enfermedades transmitidas por alimentos se vuelven más y más comunes.

Unhappy Restaurant Customer

Existe una tendencia preocupante que hemos observado en América Latina y es que cuando la gente direcciona una queja sobre una posible enfermedad transmitida por alimentos con los gerentes de restaurantes, la respuesta típica es una negación rotunda de que esto "jamás ocurrió en su negocio". Estos son algunos de  los problemas que esto desencadena:

1. Para comenzar este tipo de respuesta es una mala práctica empresarial. Los restaurantes deben abordar seriamente los reclamos sobre enfermedades transmitidas por alimentos y tranquilizar a sus comensales asegurándoles que revisarán sus procedimientos para identificar, si hay la posibilidad de que alguna enfermedad pueda tener origen en el restaurante. Básicamente mostrar que su restaurante realmente se preocupa por la seguridad de los clientes, esto ayuda a construir confianza y lealtad.
2. Desafortunadamente, el gerente del restaurante que toma la llamada de alerta ante una posible enfermedad transmitida por alimentos, probablemente no hará nada para revisar los procedimientos con los que opera la cocina.
3. Si el gerente del restaurante es quien recibe esta queja, la posibilidad de que llegue al dueño del restaurante es bastante baja.
4. Ningún restaurante en el mundo es inmune a que las personas se enfermen. Los restaurantes nunca deben pensar que están por encima de la posibilidad de enfermar a alguien. La perfección en la seguridad alimentaria es imposible, así que reducir el riesgo, es realmente la clave del juego.
5. Las condiciones que a menudo se ven en las cocinas de los restaurantes en América Latina son perfectas para enfermar a la gente, como por ejemplo la ausencia de jabón en los baños de los empleados - sólo para nombrar una de muchas.
6. Por último, para los propietarios de restaurantes en general en toda América Latina, los problemas relacionados con las enfermedades transmitidas por los alimentos no son una gran preocupación. Es cierto que es una generalización, pero esta se basa en conversaciones con cientos de dueños de restaurantes en toda la región.

Los empleados que están debidamente capacitados en seguridad de alimentos, saben que cuando un cliente llama para informar que puede haberse enfermado en su restaurante, hay pasos que deben seguirse. Negar simplemente la posibilidad de que pueden haberse enfermado allí , está generándole un gran perjuicio al cliente, al público y al restaurante.

Restaurant Management

Hay varios pasos que los restaurantes deben seguir en estos casos y que se cubren en un curso adecuado de capacitación de seguridad alimentaria. Por el bien suyo y de este artículo, no le aburriré con los pasos que hay que seguir. En pocas palabras, si se enferma después de comer en un restaurante, debe llamar y notificar que usted pudo haberse enfermado allí. Lo mejor es no acusarlos, porque sin un detective que realice la investigación y sin pruebas, es difícil asegurar que definitivamente el restaurante es el causante de su enfermedad. Pero si el restaurante rápidamente rechaza su reclamo, entonces no hay razón para visitar de nuevo ese lugar porque significa que no se preocupan por su seguridad ni la de los demás.

Las historias y experiencias van a ser cada vez mejores en los próximos blogs. No empecé esta compañía debido solamente a un ataque de diarrea. Ojalá pudiera haber cerrado mis ojos y solo voltear a un lado en todos esos viajes a América Latina, pero cuanto más he presenciado, más he querido proteger a mis compañeros viajeros. ¡Manténganse al tanto!

¡Confíe en estándares no en comentarios!